domingo, 19 de abril de 2015

La 6ta - Capítulos 1 a 3



1) un mediocre sobrevalorado

“Su insolente desnudez transita ante mis ojos atónitos, releo la curvatura entre cadera y costillas, me pierdo en su ombligo como…”

No, no… Y no… O tal vez sí, a ver…

“Su desnudez impávida ante la procacidad de mis ojos, releo la suave curvatura que viaja entre cadera y costillas, anudado al ombligo, dejo perderme en un horizonte invisible sugerido por su pubis. Escapo hacia allí, me hundo allí.”

Sí, por ahí, querido, por ahí vamos… Pero… No, tampoco… ¿A dónde apunta? ¿A dónde van esas tres líneas? ¿Eh…? Después de chuparle la cajeta, saca la chota, la emperna, se fuma un pucho y se viste antes que ella le diga que no acabó… No, para un comienzo no sirve, en algún lugar del relato donde el protagonista este tan desposeído que el insignificante vientre de una mujer igualmente insignificante le significa un todo inaprensible, quizás allí.

Sí eso… ¿Entonces qué? Hmmm…

“Él parece incómodo, nada demasiado apreciable, sólo esos pequeños detalles que tejen las grandes historias… Un leve tic nervioso, una cierta rigidez corporal, todo concebido en un universo de ‘apenas’ tras ‘apenas’, un conjunto muy lábil pero que basta para ver que este mocoso bigotón esmirriado de lentes gruesos no es una buena combinación con el FAL que porta entre sus manos. Creo, intuyo o supongo que ‘el combatiente’ bien podría decir: ‘Esto no es lo que pensaba’. Quizás. No es ni malo ni bueno, sólo que no es aquello que pensaba.”

Eh… Me gustó. Salir de mi introspección para ir hacia algo jugado, comprometido y más polémico que yo mismo y estas parafilias que redefinen diccionarios de psicoanálisis. ¿Qué sería? Veamos… Un  periodista en un tiempo indefinido entre los 60 y 70 que es enviado a cubrir la historia de una guerrilla surgida en algún indeterminado lugar de América Latina cuya historia está atravesada por la Presidencia de cierto coronel que solía ser Secretario de Trabajo y Previsión que, por supuesto, nada tiene que ver con Argentina. El periodista tiene ideas más bien de izquierda pero articuladas con un carácter cínicamente burgués que, por supuesto, no guarda ninguna relación referencial con el autor, enviado a cubrir ese acontecimiento se encuentra con una suerte de guerrilla surrealista que comienza un derrotero sinsentido hasta nada más perderse en algún margen de la historia, lo cual, por supuesto, tampoco se relaciona con Masetti y el EGP. Así, en ese errar ridículo a ningún lado entre penuria y desesperación, el periodista cínico y los improvisados guerrilleros idealistas quedan hermanados en la muerte y el olvido silencioso cuyo único relato son las notas manuscritas que el protagonista deja caer con su último suspiro para perderse en un arroyuelo. La heroicidad tanto como virtud como error político… Palabras duras, palabras que cuestionan, palabras tan poco mías.

- ¡Marcos! ¿Estás listo?

No sé porque sigue teniendo llaves del departamento si está muy feliz con su esposa número… ¿Seis? ¿Siete? No me acuerdo, total ya lo va a dejar, hundirá aún más su economía y él volverá acá como perro arrepentido… Claro, por eso es que tiene llaves, bueno, por eso y por si me cago muriendo pueda alguien venir a retirar el cadáver en descomposición.

- ¿Listo? ¿Para qué, Víctor?

Me sorprende que tras más de veinte años de conocernos y varias convivencias entre sus diversos divorcios de arpías estafadoras diversas, Víctor siga sorprendiéndose de que se suponía que yo tengo que hacer algo de lo que me olvidado absolutamente y encontrarme en calzoncillos, llevando tres o más días sin bañarme e intentando inútilmente que el hecho de no hacer otra cosa que sentarme a mirar un documento Word en blanco en la pantalla de la portátil me genere algo similar a la inspiración.

- ¿La conferencia…? ¿La Casa de Salta, el Gordo Lerma…?

Su rostro que combina un poco de estupor con sorpresa dice que no, decididamente todavía no me conoce o no se ha resignado a qué soy así y no voy a cambiar. Fumo el millonésimo de los cigarrillos que ya hace rato que comencé a apagar directamente sobre la mesa mientras miro alrededor y percibo que debería pensar en hacer una limpieza que vengo postergando hace… ¿Dos o tres años?

- ¿Cuánto hace que te mudaste?
- ¿Qué? Tres años… ¿Por?

Que vengo postergando hace tres años, destapo la petaca y bebo un sorbo de ginebra que si no estuviese totalmente borracho seguramente me caería mal al estómago contando que llevo un impreciso tiempo sin digerir alimento alguno, intento recordar y recuerdo. Conferencia sobre “La perversión y la leche” en la Casa de Salta, a las 20 horas, y contando que el gordo pedófilo de Mariano se cagó muriendo asumo que mi presencia por haber editado su obra póstuma debe ser algo así como fundamental. No sé una mierda de poesía, no me gusta, no tengo la más puta idea de qué mierda hacer ahí, pero… Mariano era un amigo así que…  Algo inventaré.

- Me visto y vamos…

La cara de Víctor pareciera revelar que sus labios se esfuerzan por retener algo que quizás pudiese ser ofensivo y llamándome la atención que esa expresión de dubitación moral es exactamente la misma que tiene cuando se está cagando.

- ¿Te estás cagando? Pasa al baño, diez minutos tardaré…
- No… Qué…
- ¿Qué pasa, Víctor?
- Eh… Eh…  Que… – puede alguien dar tantas vueltas y hacer tantos gestos con las manos para decir no sé qué cosa – Apestás, Marcos.

Soy un artista mi mugre debería considerarse una excentricidad creativa. Algo así como: “Señor Sarría, usted hiede a bosta de caballo, seguramente está escribiendo una obra maestra. Dejadme deleitar con olisquear la podredumbre de su genialidad… ¡Gracias!”. Pero el mundo es frívolo e injusto.

- Bue… Me baño, me visto y vamos. ¿Conforme?

Me alejo hacia el baño dejando el slip por el camino y, mientras advierto el rostro algo asqueado de Víctor ante la escena de mis nalgas caídas y arrugadas, no dejo de refunfuñar porque cada vez que tengo una buena idea alguien me interrumpe con zonceras, así, siempre resultaré un mediocre sobrevalorado.






2) jamás una Gertrudis

Arturo, mi contacto, disimula una señal con la palma de su mano hacia abajo cuando me presenta al hombre que se hace llamar Octavio. Me tiene sin cuidado ese pedido de calma, llevo diez años siendo periodista en un país dónde desde 1880 siempre aparece alguien de uniforme pensando que todo esto no es más que un cuartel grande. ¿Qué me puede preocupar este rasurado jovencito que parece un estudiante de agrimensura vestido de Che Guevara para alguna fiesta de disfraces? Sólo le falta pintar una barba con corcho quemado…

Debería atender este agudo dolor en la boca del estómago cada vez que vómito, hace dos años ni tan siquiera vomitaba y hoy por hoy es una constante diaria, pero no sé si al menos me preocupa. No es más que algo que debiese atender.

- ¿Cómo te llamabas?
- Martina.
- No es mal nombre, cuando vos naciste… ¿Cuánto tenés? ¿23? ¿25?
- Veinte – me sonrió, ya le enseñaron de chiquita a sacarse un par de años, aunque a mis cincuenta he perdido la fina percepción de antaño para distinguir la sutil diferencia entre los veintitrés y los veinticuatro, no creo equivocarme que anda por esos años y no los veinte que declara.
- Bueno… Veinte – no puedo disimular otra sonrisa – En fin, en la época en que naciste ya se estilaba esto de ponerle a las pendejas bolaceadas como “Jennifer”, “Abigail” y, en general, todos los buenos nombres que han elegido las putas durante siglos, es previsible, que algún día comenzasen a utilizar seudónimos tan insulsos como un María y hasta quizás se viesen obligadas a un “Gumersinda”, pero tú “Martina” tiene un buen equilibrio entre el probable y bolacerísimo Ivonne con el que quizás te hayan bautizado y un buen nombre para puta que mantiene aún ese rango fantasioso que jamás tendrá un “Gertrudis”.

Su cara revela que mi extensa divagación le importa exactamente un quinoto a esta paraguayita que reposa sus más que dudosos encantos sobre ese colchón abombado que sirve de cogedero en este bulo. Comienzo a vestirme, pagué por una hora pero no me interesa echarme un segundo polvo, ni tan siquiera el gusto morboso de que deba besarme con este espantoso hedor a vómito que exudo me tienta, quiero irme y un puto polvo donde trabajosamente duré cinco minutos me da la suficiente sensación de miseria que buscaba. No intenta ni una farsa de despedida, ella también se viste, aún más rápido que yo, y dice que alguien me acompañara hasta la puerta, ese alguien es una señora gorda que también debe “alquilar” sus servicios a gente que es aún más despreocupada que yo respecto al trozo de carne de rodea al agujero donde se me da por meter la verga. Pienso que ya ni el dinero me hace atractivo mientras salgo a la gris sordidez de Constitución.

“Ella juega con medallas, velas y libros sin tapa”. No sé por qué recuerdo un viejo tema de “Los Visitantes”, intento recomponer sin éxito el resto de la letra al ritmo de mis pasos hacia algún lugar donde pueda ser que pase un taxi a las dos o tres de la madrugada porteña, me rindo y echo el cuerpo contra un banco de la Plaza. ¿Qué me van a robar? Un teléfono móvil digno de algún museo, un par de billetes que ni siquiera creo que lleguen a pagar el taxi, la petaca de ginebra es lo único digno de guardar de todo lo que cargo, apuro un trago y logro recordar lo que sigue: “Él, pendiente de las luces, sin Dios cambia por el cielo”.

No quiero otra vez lo mismo, pasaron cinco años desde la última vez que creí haber perdido algo en el camino, bastaron un par de días para darme cuenta que “eso” no era más que un vacío diferente. No perdiste nada, Marcos, siempre fuiste este gris y consumado hijo de puta.

- Algo de brillo…
- ¿Otra vez?
- Tampoco es para ofenderse, pue… Estoy considerablemente muerto, creeme que no estoy eligiendo venir acá.
- Sí, sí… El discursito de que yo te traigo, que sos un producto de imaginación, Mariano. No te creo, debés ser un fantasma que de vez en cuando tiene ganas de joderme la verga.
- ¿Joderte la verga? Siempre pue…
- Puto… Vivo y muerto, puto y reputo.

Mariano, el fantasma de Mariano, el producto de mi imaginación, y probablemente del deliriums tremens, con los rasgos de Mariano, en fin, lo que sea que esto sea se acomoda hacia atrás y prende un cigarrillo.

- ¿Los fantasmas fuman?
- No creo, soy un producto de tu imaginación, culiao… Fijate que ni hablo como yo, soy una suerte de cliché andante que repite “pue” y “culiao” a cada frase… “Culiao” ni siquiera lo decimos los salteños, pue...
- En fin… ¿Estuve bien en la presentación?
- ¿Cómo voy a saberlo, culiao…? Estoy muerto.
- ¿Ni cómo producto de mi imaginación vas a dejar de cagarme la verga…?
- ¿Cagarte la verga? No, siempre tuve una muy buena higiene anal, pue… ¿Ves? ¿Me has hecho una máquina de repetir “pue”, culiao?
- Bue… No estuvo tan mal… Creo.
- ¿Antes o después?
- ¿Antes o después? ¿De qué?
- De putear a Restrepo, limpiarte el vómito en el hombro del Ministro de Cultura de Salta u orinar en un florero…
- ¿Meé un florero?
- Era al lado del baño y estaba en un pasillo así… No te vio casi nadie, pue… Otra vez… ¿Me harías el favor de hacer que no repita más “pue” y mucho menos “culiao”?
- Trato… En fin… Antes.
- Sí, bien… Deberías haber ido con el plan original de decir que era un puto pederasta que intento sobarte la verga en vano durante una década y que quizás, ante la frustración por ello, decidió suicidarse en tu presencia. Tal vez sería sobreestimar el poder narcótico de tu verga pero se ajustaría mejor a la verdad que todas las huevadas que dijiste.
- Perfecto… Entonces mentí del modo correcto.

Se sonríe.

- Pue sí… ¿De nuevo?
- ¿Qué?
- El “pue”.
- Ahí hubieras dicho un “pue”
- Tienes razón, pue… Y aquí también.
- ¿Será que te extraño?
- ¿Ahora? ¡Me hubieras extrañado todos los años en que traté que me la dieras por el culo! No, no me extrañas, como mucho nos veíamos una vez por año, Marcos, solamente es que he tenido la ventaja de ser tu único amigo muerto. Podría ser Víctor, el Topo, Hija, cualquiera de ellos, Marcos.
- Tenés razón…
- El brillo, Marcos… Perdiste brillo.
- ¿La ginebra?
- No, huevón. Te has puesto viejo, Marcos, eres… Una fuerza natural, pue, igualito que una estrella. Podías ser este misma mierda hipócrita pero eras una estrella en apogeo, pasa el tiempo, te vas extinguiendo y comienza a notarse que debajo de la luz brillante no hay más que un cerro de aca.
- ¿Ni hace veinte años?
- No seas huevón, hace veinte años lo único que te paso es que tuviste que afrontar que hasta tratando de hacer las cosas bien no había más que un hediondo cerro de aca, pue… – hace una pausa y pierde su vista en el sentido del tráfico – Viene un taxi, tomalo…

Más que erguirme me arrastro hasta el cordón y extiendo el brazo, el taxi para, miro hacia el banco y Mariano ha vuelto a desaparecer. Ya nos veremos… Seguramente, ya nos veremos.




3) solitario, triste y final

Octavio ya no logra disimular su antipatía sobre mí mientras  lleva aparte a Fernando, el mocoso bigotón de lentes gruesos. La distancia no disimula en nada la exageración de esa reprimenda por haberse reído de mi humorada sobre la temperaturas bajo cero de nuestra cordillera y la poca relación de ello con la Sierra Maestra. Es exagerado en todo, su pretendida marcialidad, la grave resonancia que trata de imponer en cada una de las palabras que vierte su voz afectada de chico bien de la Capital, Octavio se cree forjado en bronce y los ímpetus carnales que han sido la ligazón fundamental de toda la Historia humana se escapan por completo del molde de lúgubre barro sobre el que ha tomado forma lámina tras lámina del frío metal que lo anida

¿Diez llamadas perdidas? Bien, serán las seis o siete de la tarde y si Víctor ha llamado tan solamente diez veces y aún no se ha aparecido por acá es que tan mal no lo debo haber hecho, seguramente debe ser algún otro compromiso del que me he olvidé, es cada vez más frecuente y ya no se trata de mi innato desinterés por retener algo relacionado con cualquier expectativa ajena que no guarde tan siquiera una relación tangencial con lo que sea que se me cante las reverendas pelotas en ese puto momento de mierda, es algo más. Reviso el bolsillo y tengo algo de guita, se me antoja una bolsa, nunca me ha gustado la merca pero hoy tengo ganas de hacer algo que directamente me disguste como estar papeado en una suerte de triste, solitario y final sorianesco. ¿Llamo al delivery? No sé, mejor prendo la tele.

¿Cuándo estuve en Canal A? La puta que me recontra mil parió, ya no puedo retener más de cinco minutos en la memoria. ¿Qué mierda estoy diciendo? “La literatura de los últimos cien años tiene una relación de tres renglones que valgan la pena por cada mil páginas escritas…” Bla, bla, bla… “¿Mi obra? Sólo es otra pieza en el inmenso rompecabezas de la inconsciente mediocridad del hombre posterior a la posmodernidad…” Más bla, bla, bla… “No perdería ni un segundo en leer una miserable línea de las fantasías homosexuales reprimidas que ese señor tenía con los compadritos” Ah… Ya sé, el no sé qué de homenaje a Borges, si hablo de putos reprimidos es sobre Borges o sobre Henao, a Henao no le calientan los compadritos sino que es tan mediocre que es solamente un puto pijero cualquiera, por lo tanto estoy hablando de Borges. ¿Lo pasaron? Bien, es que ya deben considerarme una suerte de inimputable. Excelente, ya soy como Jorge Asís sin moño… Mierda, el sonido de la llave.

- ¿Para qué tenés celular, Marcos?
- ¿Para no atenderlo y a través de ello explicar sutilmente a la humanidad que su pusilánime mundanidad me chupa absolutamente un huevo? ¿Cómo estuvo lo de anoche?

Hace un gesto de desaprobación con la cabeza y lanza un bufido.

- ¿No te acordás de nada? ¿No?
- ¿Si me acordase te estaría preguntando? – extiendo los brazos hacia los costados mientras intento descifrar exactamente qué parte de la obviedad se le escapa al ser humano promedio, en este caso, representado por Víctor.
- Bien, estuviste locuaz, agradable, no acusaste a nadie de puto reprimido  - dice mientras se hace un lugar despejado para sentarse frente a una mesa repleta de ropa, papeles y, en general, cosas varias – Tampoco sacaste la verga en público, después te pusiste un poco más en pedo y antes que todo se fuera al reverendo carajo tuviste el buen criterio de irte… No… Sin antes limpiarte un poco de vómito en el traje del Ministro de Cultura salteño, no sé dio ni cuenta, así que no es preocupante porque no sos el único borracho que andaba vomitando y… Bueno, te carajeaste o, mejor dicho, lo carajeaste a Restrepo pero todo el mundo sabe que tienen algunas digamos que desavenencias. ¿Buen resumen?

Apoya los brazos sobre la mesa y se queda mirándome fijo. ¿Qué mierda quiere? ¿Se supone que debo aprobar algo? ¿Arrepentirme de algo? ¿Qué mierda?

- Es decir que la parte en que oriné en un florero no fue vista por nadie…
- ¿Qué…? – esa mueca con la mitad de su boca colgando hacia el piso tiene algún dejo de sorpresa, así que, es notorio, aún no es tan superado ante mis digamos que extravagancias como el muy cocorito se cree.
- Dejá… Cosas que pasan… ¿De qué me olvidé ahora?
- De nada, quería ver si estabas vivo.
- Lo estoy y hasta estoy casi sobrio, hace desde las cinco de la mañana que no tengo ginebra, aunque… Estoy pensando en llamar un delivery para que me traiga cocaína.
- ¿Merca?
- Nunca es tarde para hacer adicto a algo nuevo…

Otra vez, ese insoportable tic nervioso agitando su zurda en el aire con un ida y vuelta compulsivo en una longitud de diez centímetros, me preocupa, es un par de años más grandes y quizás ya tenga Parkinson.

- Dejá, dejá… Sos… Sos insalubre, Marcos.
- Pero bien que te mato el hambre…
- ¡No me pagás, Marcos! – lanza su espalda contra la silla en un acto tan virulento que me hace sospechar si Víctor no tiene hacia mí nada más que un interés pecuniario - ¡Hace seis meses que no me das un mango! Decí que anoche pagaron buena guita, porque… Dejá.
- ¿Cuánto te debo?

¿Qué necesidad tendrá de abrir los ojos como búho?

- ¿Cuánto? Ni idea, Marcos, seis meses del sueldo que prometiste, el porcentaje de las liquidaciones de derechos, el porcentaje de lo que paga “Página” por los artículos y… ¿En general? Todos los porcentajes que me corresponden por ser tu representante en el último año y medio.
- ¿Dijiste seis meses?
- Seis meses que no me das un peso partido medio, pero me debés guita desde el día que me convenciste de dejar el laburo en la Editorial para ser tu representante, secretario, confesor espiritual y babysitter según corresponda – hace un silencio, menea la cabeza, otra vez con ese ritmo cortito e histérico, y su pesadumbre emocional no evita para nada que el muy rato manoteé el penúltimo cigarrillo que queda en mi atado – Sos un desastre, Marcos. No… Renuncio, yo renuncio.

¿Se supone que tenga que ponerme a llorar? ¿Reconocer mis culpas? ¿Rogarle que no me abandone? Que se vaya un cachito a la mierda.

- Bueno.
- ¿Bueno?
- Sí, bueno, renunciá, hace la cuenta de lo que te debo y te lo pago, vendo las acciones y te lo pago.

Parece tener un gesto de desaprobación cuya razón escapa a cualquier tipo de interés que yo pudiese tener ahora o en el futuro.

- Hablo con Clara que me maneja el tema, ese… De las inversiones y… Veo, capaz que hay efectivo y te pago todo mañana. Listo.
- Vos…
- ¿Vos qué, Víctor? – ya me está hinchando los huevos.
- Nada, Marcos, nada. Me voy.
- Chau…
- ¿Nada más?
- No… Víctor, nos vemos. Quedate la llave por las dudas.

Cierra la puerta, apuro el último cigarrillo y lanzo el atado abollado en una parábola incierta que no termina ni cerca del interior del tacho de basura, sacudo de un manotazo el polvo sobre la portátil y comienzo a escribir una línea.

viernes, 21 de febrero de 2014

Brevario de un Psicópata Doméstico. Primera Parte: El interior de la Bestia

Diario de un Psicópata Doméstico.


Primera Parte: El interior de la Bestia




9: Abajo, se estremeció el Abismo al anuncio de tu llegada;por ti, él despierta a las Sombras,a los potentados de la tierra;hace levantar de sus tronos a todos los reyes de las naciones.


10: Todos ellos hablan a coro y te dicen: "¡Tú también has perdido las fuerzas como nosotros, te has vuelto igual que nosotros!


11: Tu majestad ha sido precipitada al Abismo, junto con el sonido de tus arpas;tienes debajo de ti un colchón de gusanos y te cubren las lombrices".


(Isaías; 14)
 
 

Un "sería" (La 6ª)



Prendo un cigarrillo, ella, años atrás lo había dejado pero ahora como antaño extiende hacia el vacío sus dedos índice y anular, vuelvo a formular la misma frase repetida.

- ¿No es más fácil pedirme un cigarrillo?

Se sonríe mientras busco el atado y el encendedor. Hecho una bocanada hacia la nada, no sé si da para abrazarla o qué, recuerdo que siempre me fue incómodo dormir con otra persona y el único gesto a que puedo atinar es rascar mi barbilla. Miro el techo, noto que bien le vendría una mano de pintura mientras me sorprende esta sensación de sencillamente nada.

- ¿Por qué…? Nosotros… No, o sea… Nosotros dos… ¿Por qué nunca…?

No sé en que estaría pensando, pero presumo que divagaría en un vacío existencial extrañamente coincidente con el mío. Tarda unos segundos en esbozar algo parecido a una respuesta ante una serie de palabras que resultaba algo parecido a una pregunta.

- ¿Cogimos?

- No… Coger, cogimos… ¿No te acordás?

Resulta interminable cada instante en que entrecierra los ojos buscando indagar en un recóndito espacio de su memoria, no es agradable descubrirse olvidable.

- Sí, sí… – dice mientras muevo su cabeza de arriba hacia abajo con cierta expresión que la boca abierta da en su rostro, quizás como si fuese haciendo imágenes mentales de algo que en su momento no consideró digno de estar en la primera línea de sus recuerdos – …Ahora que lo decís, tenés razón… Cogimos… Fue antes de Manoel

- No, estabas con Manoel… Un par de días antes que te casaras con Manoel, exacto el día anterior que dejé a Clara…

- Tenés razón… Sí, tenés razón

Repite ese mismo movimiento de cabeza y expresión, ambos, comienzan a irritarme y sólo atino a apagar el cigarrillo, a medias, como siempre.

- ¿Estás cortado?

Dudo entre contestar o no, quizás sólo debería bufar y darme vuelta esgrimiendo un escueto “no”, un “no” tan escueto que sirva para decir que puede quedarse a pasar la noche si lo desea, pero que apenas sea más sencillo conseguir un taxi estaría bueno que se vaya. Sin embargo, es la orejudita y la orejudita es la orejudita.

- Y… Cómo que no está bueno que te chanten así que sos totalmente olvidable… Cómo que a mí me pego un poquito más la cosa.

Vuelve a sonreírse, me dan ganas de putearla hasta en idiomas que aún no se han inventado, sin embargo, noto que se sonríe y me calienta, bah… No es que me calienta, me puede, elementalmente, me emboba.

Gesticula algo, nuevamente ese gesto con la boca abierta que no sé si me da bronca o me provocan unas ganas irrefrenables de pegarle una bruta cogida contra la pared, me detiene pensar que es al pedo pegarle una cogida si total se olvidará de ella en un par de minutos.

- ¿Al otro día? ¿Te separaste al otro día…? ¿No habrá sido por…?

La miro fijo, pongo ese gesto de “sos idiota o te hacés” que tan bien me sale.

- Que garrón… ¿No?

Ahora sí, bufar y darse vuelta, encender otro cigarrillo y que… Pero, no, es la orejudita y la orejudita es la orejudita, siempre me da para algo más.

- No. No fue por eso.

- ¿Qué?

- Que no la dejé a Clara por eso, en realidad, no tenés tanta importancia – digo extendiendo artificialmente la primera “a” de “tanta”

- Ah…

- Venían las cosas para el culo, la mina era linda, piola… Qué se yo, asumo que me había dicho que alguna vez tenía que sentar cabeza y en su momento la consideré una buena oportunidad para eso. Nada más… Después… No la quería y… Nada. No me interesaba nada de ella, no me despertaba ningún tipo de sentimiento, estaba. Nada más estaba.

- Yo nada que ver… ¿No?

- Y…  – siempre me pregunté como soy capaz de mover tanto las manos en el aire cuando me encuentro ante la situación de contestar algo que no quisiera contestar – Ni. La verdad que ni. Sí, qué se yo… Es como que me cayó la ficha que no era una mina que quería tener al lado mío, que… Eras vos u otra, cualquiera que me hiciese ver la infinita carencia de motivaciones que Clara me resultaba.

- ¡Eso! ¿Sabés? Es por eso.

- ¡¿Qué bosta es por eso?!

- Ay… Qué humor

Nuevo bufido y darse vuelta en la cama. Será la orejudita y la orejudita siempre será la orejudita, pero me las tiene al plato.

- Qué como que no la tenía… Como negación.

Estoy irritado, sé que estoy irritado.

- ¿Negación de qué mierda?

- De que cogimos, como que lo negué… Como que una tenía… Y no fue así.

Si giro otra vez me convierto en calesita.

- O sea que no te cabió ni mierda la cogida.

- Noooo

- ¿Entonces?

- No. Coges bien, para 50, coges muy bien y… Diez años atrás, como que me acuerdo qué… Muy buena cogida, pero…

- ¿Pero qué?

- Qué no me… No me llenó.

Sé que estoy pensando una guarangada, lo sé… Sí que te llené, hija de puta, sí que te llené, la concha de tu madre.

- ¿A vos?

¡No! Tampoco, me acabo de dar cuenta que tampoco.

- No, tampoco… En realidad…

- Ah… Cojo mal – encima la muy forra se ríe.

- Eh…

Extiendo el brazo hacia el frente y giro la muñeca indicando un impiadoso “más o menos”.

- No. Coger, coges bien, está bueno, pero a mí como que… Me copa que me lleven por adelante y vos no… No sos muy avasallante que digamos. Te prendés, la chupás… Bien, pe…– me detengo un segundo – ¿Qué mierda de conversación, no?

- La verdad que sí. Pero ese es el tema…

- ¿Qué tema, Dani?

- Qué por eso nunca tuvimos algo

- No te entiendo una mierda

- Eh… Me gustás, me encanta cruzarme con vos y sentarme a tomar algo, hablar por horas, sos un tipo piola. Es más, como que serías ideal para mí.

- Pará… ¿Hace veinticinco años que opinas eso?

- Sí… Sí.

- Contando que me pasé veinticinco años caliente con vos… ¿No se te ocurrió tirarme una punta?

- Si te tiré…

-Te avance veinte mil veces y nada.

- Una vez me avanzaste, y, me avanzaste…

- Ah… Entonces el Chapa tenía razón, te avance mal… Pe… No, te tiré palazos veinte mil veces, pero vos…

- Soy medio dormida. Yo también te tiré palazos…

- Salgo con la almohada puesta, duermo como los mejores, Dani. Pe… ¿Qué pasó cuando te avance?

- ¿Cuándo cogimos o antes? Serían dos veces… Con esta, tres veces, en veinticinco años me avanzaste tres veces.

- No, la primera.

- Estabas borracho, drogado, me acorralaste contra la barra, me batiste cualquiera, muy forzosamente, no te mandé a la mierda, porque tenía ganas de cogerte, me dijiste que te estabas meando, literalmente, que estabas meando, con esas palabras. Te fuiste y… No volviste más. Arranqué con otro, puteando y, encima, no cogí.

- De eso te acordás, cuando cogimos… No… Ah… ¿Me hubieras dado bola?

- Sí, no soy católica y le estaba pidiendo a la Virgen que por favor se te parara.

- Mierda… Zafaba veinticinco años de cajeteo al pedo. El alcohol me cagó la vida, Dani. Pe… Bue… ¿Qué estabas diciendo?

- No sé…

- Que era como ideal para vos.

- Ah…

- ¿Y…?

- ¿Qué?

- Si podrías completar el razonamiento, colgada y la puta que te parió.

- Ah… Que está bueno el “serías”

- ¿Eh…?

- ¿Qué te pasó con Clara?

- ¿Me casé?

- No… Cuándo la dejaste

- Que me di cuenta que quería otra cosa.

- ¿Cuándo?

Me tomo un segundo, la miro a los ojos como tratando de saber a dónde mierda trata de dirigirse.

- ¿Después de pegarme un polvo con vos?

- Eso…

- No entiendo, te la hago corta… No entiendo – busco acentuar cada sílaba.

- Qué sin embargo no me fuiste a buscar, no… Hiciste nada, no me dijiste que no me casara con Manoel, no… Nada, no hiciste nada.

Tiene razón, la muy hija de puta tiene razón.

- Entonces… Se ve que no querías tener algo conmigo, que no te interesó.

Y sigue teniendo razón, la muy hija de puta sigue teniendo razón.

- Tenés razón… Te puedo contestar que… Qué esperaba que vos, que no quise quedar regalado, que me asusté, pero… No – hago una pausa – Sencillamente, no.

- Ves… Un “sería”, todos necesitamos un “sería” para ver si lo que “es” nos conforma o… Tenemos que cambiar.

Me quedo callado, detesto que otra persona tenga razón.

- ¿Quiere decir que de este polvo…? Te vas olvidar de nuevo.

Se ríe.

- Seguro.